11/11/10

Horroris Causa en Murcia

El mismo rector que hace 10 años me mostró la puerta de salida de una universidad por consirarme "instrumento del demonio" le ha impuesto el doctor honoris causa a José María Aznar en mi región de origen (la pobre Murcia que un día fue terreno fértil para la utopía y hoy es un feudo estéril de la derecha más casposa de mi país). El tema no es escandalizarse, como hace parte de l izquierda española y de la gente pensante que queda por allá, sino cuestionar por qué se han permitido en la península tantas malas universidades que engordan gracias al mito de que "la educación os salvará" y que pavimentan el futuro de los jóvenes de estupideces mentales o de mala educación.
Es cierto que nunca seré presidente de ningún país. Si lo fuera, quizá una de las primeras medidas que pondría en marcha sería acabar con la educación privada. Sólo cuando todo hijo de vecino tiene que compartir aula se mejora la calidad de la educación, la calidad de los seres humanos y la calidad de la convivencia.
Que una universidad católica ultraderechista le dé un premio a Aznar es tan natural como que Arabia Saudita o Pakistán le den un premio al Orden al Gobierno dictatorial de Marruecos.