15/2/15

La tormenta del silencio


No sé muy bien qué hacer con esta tristeza. Es casi estúpida. La consciencia es un estado doloroso, apenas innecesario. Una muerte más que apuntar a la injusticia. ¿Y qué más da? El espacio del No Ser cada día está más abarrotado y nosotros somos cómplices cotidianos de su esdrújulo desaparecer. Dentro no llueve. Las ventanas se van tiznando de realidad pero somos suficientemente prudentes como para limpiarlas de forma periódica: queremos comprobar que afuera todo es peor, que afuera las batallas se pierden sin que se astille la conciencia, sin que se nos haga grumos la leche de la mañana. Sé que toca seguir, seguir empujando para no morir alrededor del ombligo propio, para no desecarse en las lágrimas expropiadas del poder cuando ya no queda fuerza para seguir dormitando en la ceguera. Ojalá hoy no lloviera silencio. Todo parecería más fácil. Esta angustia no sería tan evidente. Yo no me sentiría tan impotente.

30/1/15

Endudados

Andamos endeudados. Los dos, mirándonos tan cerca como la quina a la que nos aferramos lo permite. Dentro de tu corazón laten mis dudas. Son solo unas cuantas. Las suficientes para que la sangre bombee sueños hasta las partes más desconocidas de tu cuerpo.
Tienes que vivir con ellas. Siempre hirviendo, siempre mutables. Se alteran con los encuentros necesarios. Este amigo que nunca ha cesado en su empeño por salvar las vidas con sus almas, que se sigue enfrentando a los que se creen fuertes armado solo con la poderosa debilidad de sus convicciones. Aquel miedo torpe a la muerte, al dolor, a la ventana porosa que me humedece los ánimos.
Mis dudas son las branquias frescas del pescado, la sangre depuradora en el quicio de la herida, la ráfaga de Levante que pone en ruta a los pescadores sin tableta ni GPS que los desista.

Duda de los que no dudan. Duda de los que te venden la seguridad del triunfo, la certeza de la razón contenida en un programa, la necesidad imperiosa de arremolinarse en torno a sus santos civiles. Duda de las religiones con dioses, de los dioses sin religiones, de la vendedora que no te mira a los ojos, del peluquero que ya no afila sus tijeras. Duda de la baba de caracol y de los cascos azules, duda de mi si quieres. Es ahí, en las dudas que te siembro y en las dudas de tu insomnio donde nos vamos  construyendo limpios. Las certezas, debería saberlo, se suelen enquistar en las peligrosas curvas de las arterias. Se hacen fuertes en su sensatez para anular lo poco que nos resta de alma.

Las 43 brechas

Se los llevaron vivos, vivos los queremos

Hay estados gaseosos y estados asesinos.
Ambos son difíciles de aprehender… se mueven inconscientes del peso del lastre  de su propio lastre y creen que nada de lo que ocurre a pie de tierra terminará por afectarles.
Hay estados asesinos que culpan a quienes los denuncian de ceguera o mala baba, de falta de docilidad y estupidez. Hay estados asesinos.
Los estados asesinos, emborrachados con su propio semen de guerrero patriarcal, suelen olvidar que los pueblos son más bravos cuando parecen dormidos, o desaparecidos -que hay muchas formas de desaparecer sin que el cuerpo se extravíe-; que los pueblos, cuando menos se les espera, encuentran 43 razones de fuerza para resistir, para subvertir, para construir, para caminar, para amasar…
Ayotzinapa apenas se distingue en el mapa de la realidad pero es trazo fuerte en el sendero de los arrancados, de los nadie, de los todos.

Hay estados asesinos que empiezan a morir por las 43 heridas abiertas en su falo destructor.

29/1/15

CONSTATACIÓN DE HECHOS

Nos decís que somos el futuro. “Sois el futuro”, nos escupís desde este presente que apesta tanto a vuestro fallido pasado.

26/1/15

Pequeño catálogo de la belleza

Para P.


Hay que hacer de esta mañana un espacio tolerable. No puede ser que el dolor se enquiste en tus párpados ni que la desesperanza brote como maleza en tu regazo. Por eso he elaborado este pequeño catálogo de lo bello, para que lo aguardes en el suspiro de nuestro aliento compartido.
Mira hacia tu izquierda, verás un pueblo que no tiene miedo y que se levanta de la humillación con una sonrisa sin resaca. Al frente tienes un pequeño vals tan susurrado como hermoso. Detrás, quizá sin que te des cuenta, el futuro corre hacia un amanecer con tantos matices rojizos que el diccionario no tiene acogida en él.
No dudes de la belleza que aloja la mirada enfadada de nuestro pequeño atorado al escribir una poesía, ni de la generosidad de nuestros equivalentes que nos regalan abrazos y algunos traguitos de ron usurpados al mercado. A veces, te vas a encontrar con una orquídea extraña, regalo sin adjetivos de una naturaleza siempre generosa; quizás la voz de una amiga te recuerde que estamos enraizados en los más bellos afectos; y puede que el texto escrito en la intimidad de los baúles te haga recordar que los humanos tenemos una capacidad para componer la lindeza con tipos de hierro líquido.
No puede faltar en este pequeño catálogo el tiempo… el tiempo en que somos nosotros, sin ropa ni caretas, el tiempo en que nuestra piel respira y habla a la espera de que nuestros labios construyan pequeñas obras maestras de la arquitectura personal.

Ánclate en la belleza para que esta mañana sea tolerable y para que mañana sea anhelable.  Honra a la vida con la sonrisa disimulada junto a la máquina del café, bendice a la hermosura al volver a mirar a todo y a todos con ojos de niña, limpios, osados, impúdicos, temerosos también.

25/1/15

La Excursión

Tras desnudar cuidadosamente a nuestros tres hijos, esta familia de clase media sale de casa limpia de conciencia y vacía de escrúpulos. Hay que cumplir las promesas y prometimos a los niños que los llevaríamos a la cámara de gas. Dentro, no son necesarias ropas ni corazas, todo está previsto en el laberinto del consumo. Nos entregamos sin harapos al mercado de la muerte.
La cámara está a 150 metros, pero nuestros hijos ya saben que la calle es peligrosa. [No juegues, no te ensucies, no trasiegues en la hierba, no te hurgues tras la bragueta, no beses farolas, no grites, no hables con conocidos, no respires lo desconocido…]. Subimos al coche. Es un todo-terreno, aunque no salimos del asfalto; es del banco, aunque no recordamos ya de cual. Prendemos las pantallas con películas estúpidas donde una esponja le limpia la ingle a una exploradora insufrible para que los niños no se aburran [cuando somos menores de edad no pensamos y cuando ya podemos votar no sentimos]. Estos peques… son esponjas incapaces de explorar por sí mismas…
Nosotros hablamos  de los asuntos que consumen nuestra vida [aquella oferta de Mercadona, esa carrera en la que sudar mi aburrimiento, quizá alguna anécdota de la última y aburrida fiesta de cumpleaños infantil…]. Somos adultos y, como tal, nos acomodamos a la sombra que nos designa y al destino que nos destinan.
Aparcamos frente a la cámara de gas cuidadosamente, con la tranquilidad de los que tenemos asegurados nuestro vehículo, nuestra casa, sus carreras universitarias frustradas de antemano, nuestra jubilación, sus piernas, nuestra vajilla de porcelana, nuestros sexos, su muerte, nuestro plácido entierro sin tierra. Bajamos tranquilos, estamos cumpliendo nuestra promesa, nuestros hijos saben que somos de confiar. El edificio es transparente para poder ocultar lo evidente. Hay colores estridentes, toboganes de cantos rodados, un arcoíris de bolas de plástico en el que enterrar los sueños. Y comida. El gas ya no se distribuye de forma despiadada sobre sus cuerpos desnudos en frías duchas sin aliento. Ahora viene envuelto en papel de cera y suele ir acompañado de patatas fritas y soda grande. “¿Quiere agrandar su agonía? Por sólo 50 céntimos más se la duplicamos y usted ni se da cuenta”. Agrandamos todo, que somos buenos padres y prometimos junto a la piscina bautismal de la familia que a nuestros hijos jamás les faltaría de nada.

Los niños comen con avidez porque saben que la oferta incluye un muñeco de regalo que es una caricatura de lo que ellos van a ser si sobreviven. Somos buenos padres, cumplimos nuestras promesas, nos envenenamos al tiempo que nuestros chicos, en una sagrada comunión con los vecinos de esta zona anodina donde vivimos nuestra muerte cotidiana. Y somos agradecidos. Por eso votaremos de nuevo a este alcalde de plástico que aceleró permisos y extendió la alfombra roja para que la cámara de gas se instalara en nuestro cuadrante, generando puestos de empleo y acortando la distancia que nos separa de la muerte. ¡Qué rico!