29/8/09

Sombras en Bogotá

Qué tiene esta ciudad de fantasmas que se arrastran entre ritmos de tamboras o salsas trasnochadas. Cientos de seres deformes, deformados por el abandono, se mueven, piden, amanezan, balbucean, y en la noche sus sombras se revelan, conforman un ejército de arrastrados que contradicen la publciidad oficial y la estupidez general.
No hay que ir al sur, o a las veredas del terror para estar con los excluidos. Incluidos, empotrados en las calles de la normalidad en esta anormalidad tan permanente que parece habitual y absurda.
Nunca lo he comprendido y hoy, tampoco lo consigo.