26/8/09

regalo de agosto


Clemente Silva, protagonista clave de La Vorágine (José Eustasio Rivera), en apartes de un monólogo brutal sobre las caucheras que desangraron selva y vidas en los contronos del Amazonas:

"¿Quién estableció el desequilibrio entre la realidad y el alma incolmable? ¿Para qué nos dieron alas en el vacío? ¡Nuestra madrastra fue la pobreza, nuestro tirano, la aspiración! Por mirar la altura tropezábamos en la tierra; por atender el vientre misérrimo fracasamos en el espíritu. La medianía nos brindó su angustia. ¡Sólo fuímos héroes de lo mediocre!"

"¡Quise hacerle descuentos a la ilusión, pero incógnita fuerza me disparó más allá de la realidad! Pasé por encima de la ventura, como flecha que marra su blanco, sin poder corregir el fatal impulso y sin otro destino que caer. ¡Y a esto le llaman mi porvenir!"

"Siento que en mí se enciende un anhelo de inmolación; mas no me aúpa la piedad del mártir, sino el ansia de contender con esta fauna de hombres de presa, a quienes venceré con armas iguales, aniquilando el mal con el mal, ya que la voz de paz y justicia sólo se pronuncia entre los rendidos. ¿Qué ha ganado usted con sentirse víctima? La mansedumbre le prepara el terreno a la tiranía y la pasividad de los explotados sirve de incentivo a los explotadores. Su bondad y su timidez han sido cómplices inconscientes de sus victimarios"