26/8/09

Noche de Gelman

Hacía tiempo que no recalaba en Gelman. Pero la noche es un espacio de soledades acompañadas, de palabras que te susurran a gritos lo que, sin molestar, se cuela en el alma por la puerta entreabierta de los sueños.


basta no quiero más de muerte
no quiero más de dolor o sombras basta
mi corazón es espléndido como una palabra

mi corazón se ha vuelto bello como el sol
que sale vuela canta mi corazón
es de temprano un pajarito
y después es tu nombre

tu nombre sube todas las mañanas
calienta el mundo y se pone
solo en mi corazón
sol en mi corazón


Camina Juan Gelman siempre en la delicada yunta del abismo con la marisma, se debate entre la necesidad de creer y de amar y la certeza de un mundo que ha sido despiadado con él, con los suyos y con los otros. Siempre es así ¿no?

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.


Quizá como él, mucho más biche, precoz, apenas dejando la ceguera, me apoyo en tu pecho para alejarme de las sombras de la vida con la diferencia, con la abismal diferencia, de la maestría de las palabras...

Ya que navegas por mi sangre
y conoces mis límites,
y me despiertas en la mitad del día
para acostarme en tu recuerdo
y eres furia de mi paciencia para mí,
dime qué diablos hago,
por qué te necesito,
quien eres, muda, sola, recorriéndome,
razón de mi pasión,
por qué quiero llenarte solamente de mí,
y abarcarte, acabarte,
mezclarme en tus cabellos
y eres única patria
contra las bestias del olvido.

Y al final, el asunto es de existencia, de supervivencia, de entender que entre un extremo y el otro solo hay una leve grieta de emoción

de lo posible a lo probable/del
sueño a la realidad hay como
mares/playas nocturnas donde
animales de pico descarnan
formas mojadas por los jugos
del corazón/así/viajamos
del pecho al seco sol que dora
la maravilla/o existir