29/11/08

SABIDURÍAS V

Palabras del mamo Ramón, desde la sagrada Sierra Nevada de Santa Marta. Para las personas que no lo tengan claro, para los indígenas ellos son el hermano mayor y los no indígenas somos los hermanos menores.


*Las esperanzas de Ramón en nosotros, los hermanos menores, son reducidas. Considera que no queremos comprender, aunque sí podamos. Su diagnóstico del momento es duro y los daños causados, quizá ya irreversibles: “Estamos acabando el mundo. No solamente por la tala, no solamente por profanación [de los territorios sagrados], sino por el desorden del cuerpo. Tenemos error de la vista, de la boca, tenemos error de la mano, tenemos el error de masculino, femenino, tenemos error de alma, de corazón. Ese error hay que reconocerlo, ordenar el cuerpo, pero ya en esta parte los indígenas también nos estamos desordenando. Ese desorden viene de pensar sólo en plata, mujer, tierra, ganado, carro, en tener armas…”.

En este desorden, Ramón atribuye diferentes responsabilidades pero casi todas recaen en los no indígenas. “Hermanito menor sólo piensa en la plata, pero nada más está trabajando aquí en oficina, aquí no se ve. El indígena está cuidando el bosque, el agua de la Sierra y no recibe ni un peso. Por eso digo, hay que trabajar todos unidos, para que hermanito menor entienda. Hermanito menor quiere conseguir la plata por medio de violencia. Mismo la naturaleza le está haciendo la guerra al hermanito menor y somos nosotros los que pagamos los platos rotos. Hermanito menor tiene el billete, tierras, tiene buen carro y tiene buena mujer. Pero nosotros sufrimos mucho cuando acaban naturaleza”.

1 comentario:

Baby dijo...

El hermanito menor se niega a escuchar a aprender. Ya estamos
viendo las consecuencias...