31/12/08

A pocas horas

A pocas horas de este final tan iniciático, solo un recuerdo para los hermanos y hermanas del Chocó, de Colombia en general -donde la mentira hace invisible el sufrimiento-, de Gaza -donde el sufrimiento arrasa con toda verdad-, de Cuba -donde la resistencia los obliga a ser héroes a veces en contra de su propia voluntad-, de toda África -órgano extirpado al mundo de lo posible para ser condenado a cantera de este primer mundo-, de los pisos atestados de inmigrantes -Nochevieja triste de quienes tuvieron que arrancarse de cuajo y trasplantarse donde anidan el dinero y la incomprensión-, de las maquilas de Asia -donde se fabrica la ropa que hoy vestimos y los regalos que le damos a los niños que tienen regalos-, de las calles del mundo -donde los fracasados arrastran su tristeza con la única revancha posible: la de mostrarla-, de los refugios solitarios -donde no entra todo el mundo por propia voluntad-... Es un brindis al sol, inútil y cobarde, pero necesario si se quiere que el olvido no sea tan persistente como la injusticia.
Salud.

5 comentarios:

veronica dijo...

Querido Paco: un saludo de año nuevo por todo lo que mencionas y porque las personas como tú y tu bro sigan con ganas de seguir luchando. De seguir contandonos a personas como yo que viven en un pedazo de mundo. Y que te vaya muy lindo el 2009.

Baby dijo...

Paco: todas éstas realidades que
nos señalas, nos caen como lozas,
nos aplastan... Y yo las miro como
una bola que se agiganta cada vez
más y nos arrastra a todos, tirios
y troyanos y sólo mostramos nuestras manos cansadas de pelear
las mismas batallas, donde pareciera que el vencedor es siempre el mismo: la injusticia.
Hoy trataré de no pensar en Gaza,
en esa masacre, em donde el olvido
de aquellos que fueron una vez
víctimas, los haya convertido en
victimarios. Trataré...

el pasado que me espera dijo...

El olvido es sin duda la peor amenaza. Un texto muy lúcido, amigo.

César-in dijo...

Mi bro... mmm, ejmmmm, esteeee..... ¡sa...lud...? Sí, ¡SALUD!

César-in dijo...

Mi bro... mmm, ejmmmm, esteeee..... ¡sa...lud...? Sí, ¡SALUD!