16/12/08

Insomnio y miserias

Dignidad

No sé si este sol es tan terco como estos rostros. Hay arrugas profundas como surcos en la tierra. Hay también voces rudas, amasadas a punta de Seco herrerano y cantadera. Los versos desentonan pero apuntan certero. “Que se vayan los mineros”. Grita otro líder: “se equivocaron de región, se equivocaron de gente”. Y los campesinos se rascan el bolsillo para pagar el alquiler del sonido rasposo en un acto de protesta en el que no hay nadie para escuchar que no sean ellos mismos y la dignidad que los preside. En estas tierras de tierra fértil nadie quiere el aruñón de la retroescavadora ni el brillo del oro. El sol rebota en la cara de Pedro Vidal y en el de Kuni y en el de Luis y en el de Arturo… y es la luz de la resistencia demostrada y comprobada durante los últimos 11 años. No habrá mina o habrá muertos. Y eso sería redundante.



Quincena

Una fila interminable de hombres recién peinados sobre ropas de segunda da la vuelta al edificio falso del banco. De ahí saldrán dólares goteados con los que ahogar en trago la quincena o con los que comprar lo que no se puede para la navidad. Dentro, son empleados repeinados y perfumados sobre el uniforme de lo que no son los que irán soltando el tesoro a los que no se pueden arruinar en la crisis financiera, a los que viven balanceándose en la pirámide de la miseria. Pero hay empleo, tranquilos, este sistema nunca deja que se mueran de hambre para no sufrir de déficit de mano de obra. Todo recomenzará mañana. La vida resumida en una escuálida quincena a la que cuesta sumar un día más. O una esperanza.


Lo que se sabe

Saber que la revancha era inevitable no hace menos doloroso presenciar el fusilamiento de los que un día se levantaron para nunca más doblegarse. El resto, sentados en el sofá de la noticia diaria, nos conformamos con mover la cabeza en un vaivén fingido para airear el dolor ajeno. Se sabe que los casos de extrema dignidad son malos ejemplos en la escuela-de-la-democracia. O se controlan rápido –y con bala- o puede cundir el pánico en esta sociedad tan poco dada a excesos que-no-sea-de-consumo.

3 comentarios:

César-in dijo...

Y la dignidad se vuelve una palabra esquiva, extraña, subversa y conspiradora. Cada que la mencionas te miran con desconfianza y a veces la piensas dos veces antes de soltarla. Miras alrededor, a los lados, adelnate y atrás.
Depende... dijo Jorge un día, la palabrita que todo lo inunda y lo vuelve quizás.
Las palabras se van volviendo peligrosas y hay que aplacarlas, para que pierdan sentido en este mundo que condena estos excesos "que no son de consumo".

Baby dijo...

Éste es el mes para gastar lo que
no se tiene en lo que no se necesita... el corre-corre de la
sinrazón... el mes que no debería ser...no importa si viene disfrazado, pintado de colores...

El roto dijo...

Feliz Navidad Baby.
Espero la viñeta se pueda ver o pinchar aqui:

http://tinyurl.com/5b9pn6

Puede pinchar en mi nombre
El Roto