3/12/08

Insomnio y coordenadas

O nada

Ya no quedan mapas que desplegar. Donde los marcadores hicieron su trabajo solo hay cuartos vacíos, televisores prendidos, gestos rudos que terminan en eyaculaciones tardías. Viajo sin moverme en el radio de tu recuerdo, imposible por desconocido. Pienso, cuando logro hacerlo sin más trascendencia que esa, que la vida, si es algo es mapa. O nada. Mapas de nada que dibujo, que dibujamos, con cada extraña decisión, con cada movimiento. La geografía es así. Unos nacen mojón, señal inamovible de lo que ubica. Otros, seguros de su destino, son punto cardinal. Algunos son apenas veleta movida por los vientos sin más objetivo que constatar su dirección. Y, finalmente, existimos los que somos trazo, movimiento fluctuante que se borra con el tiempo para volverse a dibujar.
Las líneas las uno como los hitos. No es sino la posibilidad de creer en un final.

Chocó

En la Asociación de Microdesempleados del Chocó venden licor a deshoras para que los que nos empleamos en no doblar la espalda tengamos razones para seguir respirado.

Al cuidado

Dos hombres se mueven sobre sus chancletas. Agitan trapos sucios desde sus manos mugrientas. Con silbiditos irritantes ayudan a los torpes propietarios a ubicar sus pertenencias en el tapiz de asfalto. Las próximas horas ejercerán de guardianes de lo ajeno. Pobres defendiendo a los propietarios de los pobres. Mientras, los propietarios estarán gastando en engullir y comentando las asperezas de la vida. Dos monedas. Un portazo. Aire acondicionado para tomar distancia.

4 comentarios:

el pasado que me espera dijo...

Gracias por tu silenciosa visita a mi blog. Te sigo leyendo y me sigue gustando. Fíjate que creo que yo, también soy trazo, me dibujo y me borro constantemente.

Baby dijo...

Paco: Siempre tu palabra que
nos recuerda que estamos aquí,
aunque la desesperanza se vuelva
a veces, norte, estamos aquí,aunque
sea mejor no pensar en lo finito,
y seguir siendo trazo en movimiento, dibujándonos y desdibujándonos, una y otra vez...

Paco dijo...

el trazo garantiza movimiento Baby. Sé que mi pesimismo te agota a veces, pero también sabes que soy terriblemente optimista en la pelea diaria.

Baby dijo...

Si, me agota y entristece...
Ese optimismo en la diaria pelea,
debería trascenderlo todo...
El pesimismo no tiene respuestas,
sólo la certeza de que al final,
no valió la pena...Por qué morirnos
la víspera?