10/9/09

Han vuelto

Qué extraño este deja vú tan real como la cruel huella de la injusticia. Qué extraña Lupita, ahí, recostada sobre un costado en-el-frío-y-ya-no-tan-blanco-banco-de-la-plaza. Qué tan conocida su mirada y tan ajena la mía. Han vuelto los naso a la Plaza Catedral y el universo ha vuelto a ponerse en su lugar. Esconder a los excluidos no soluciona la exclusión, pero verlos de nuevo frente a la lucha sin fin es como recordar que así funciona esto: con la piedra de Sísifo desafiando la planicie en la que la mayoría de los humanos decodificamos la realidad.