21/8/10

La mentira

Repítela, repítela, repítela hasta el hartazgo, provoca vómitos en la audiencia, haz que se sientan enfermos, cansados, deseosos de apagarte y de desconectarse ellos. La mentira debe ser repetida una y cien veces. Tienes al poder de tu lado. Eso es ventajoso, no lo olvides. Los medios de comunicación harán de tu mentira una casi verdad, los voceros del gobierno te multiplicarán, los pastores, desde sus cómodos altares de la mentira serán los apóstoles de tu “verdad”. Cuando todo el mundo te haya creído, inventa una nueva, no ceses en el ataque, no burles tu propia estrategia. Los pueblos, esa es otra ventaja a tu favor, son tan olvidadizos como receptivos.