4/12/09

Lección de economía 2

Sobre el (desa) rollo

Desarrollo es la promesa del paraíso, el eterno crecimiento, el pleno empleo, el hombre que se hace a si mismo, la caña de pescar en lugar del pescado y toda una sarta de mentiras que han ido medrando en la conciencia colectiva gracias a las escuelas, a las universidades, a las Naciones Unidas dichosas y a la madre que nos parió (con perdón de la madre: mujer función hombre según la Sau).
Desarrollo es un rollo que nos hemos tragado entero para el que nos hemos inventado apellidos que suavicen el dolor que engendra: sostenible, humano, ético, perdurable... También buscamos algunos prefijos que hagan menos amarga la píldora recetada: eco-, etno-, multi-... Somos los humanos maestros en manejar el lenguaje para adulterar o, al menos, suavizar el sentido original de las palabras.

"Vengo de una palabra y voy a otra
errática palabra y soy esas palabras
que mutuamente se desunen y soy
en tramo en que se juntan
como los bordes negros del relámpago
y soy también esas beligerancias de la vida
que proponen a veces una simulación de la verdad"
(Caballero Bonald)

Con la palabreja hacemos daño al imponer un "desarrollo" que la gente nunca pidió, solo le enseñamos a aceptar que es "el único camino". Por eso la cooperación al desarrollo o la ayuda humanitaria (las migajas para los que son "incapaces" de subirse al carro desarrollista) son complices de un sistema de exclusiones y excluyentes.

El (Desa) rollo genera desasosiego, desarraigo, desniveles, desdicha... el (desa) rollo es un rollo que yo, al menos, no me trago. ¡Oh cielos! Volví a perder la materia de economía: lo mío no es esta ciencia del absurdo.