7/4/09

In-somnios de mañana

Destilo impotencia al mismo que me rearmo a cada paso. Transformar rabia en acción, tristeza en esperanza, resistencia en poder... La pasamos rompiendo los vidrios de emergencia en un intento de buscar una salida a este juego perverso en el que nos mete el sistema. A veces, sintiéndome ingenuo e infantil, las lágrimas se resbalan desde acantilados esculpidos de incomprensión. Otras veces, amarrado a la ira humana de la deshumanidad, siento tropas dispuestas a ganar cada batalla, cada aliento reprimido por el poder y sus secuaces. La maquinaria es tan inmensa que el cansancio amenaza, pero luego, la dignidad, los ejemplos, los gestos y las palabras rearman la batería y permiten dar un paso más, escribir un verso nuevo, redentor, puro de suciedad maltrecha.
Jugar en colectivo significa dar un paso y distanciarse del ombligo propio. Renunciar a ciertas desidias para participar de los anhelos de los Otros. Si alguna vida tiene sentido es la vida compartida: rompiendo el cascarón, renunciando a la pequeña frontera de lo cotidiano, estando dispuestos, quizá con humildad, a sentirse parte de la humanidad -esa tan abrumadora como hermosa-.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

MARAVILLOSO!!
Que no decaiga," nunca choveu que non escampara", esa es la grandeza de la vida.

Anónimo dijo...

¡Que belleza Paco!. Pasión. Eso me gusta tanto de ti. Cuando hablas, cuando enseñas, cuando escribes...hay pasión. Un abrazote.

Pilar dijo...

Me gusto, caminante, tenía que decirtelo.

BB dijo...

Paco: No desmayarás jamás. No
importa cuan arduo sea ese camino
que has emprendido, no importan
los obstáculos, serás, siempre,
como te dije ayer, David, quien
no tembló ante Goliath.
Sólo bastó una humilde honda...
Qué hermosas tus palabras.
Un beso.
Baby

Araceli Esteves dijo...

Excelente entrada Paco. Hoy no he podido evitar hablar de ti en mi blog. Incluso me he atrevido a usar sin permiso una de las fotos que cuelgan del tuyo. Un abrazo

NáN dijo...

Gracias a Araceli estoy aquí. Encantado de que me haya indicado el camino.