19/2/11

Vuelo

Emocinado ante el poder de tu llamado, mi cuerpo solo quiere estar en tu hogar. No trato de disimular; no quiero desaprovechar el rumor estruedoso de este amor. Y sí, cuando hay kilómetros por en medio y un teléfono que no me permite habitar en tu olor, me doy cuenta de lo única que es mi vida hoy, de cómo quiero extenderla para siempre, de cómo desearía que las miserías de este planeta no hicieran ruido con sus famfarrías del desastre. Sonrío al pensarte, me enloquezco al reconstruirte en mi mente, en mis manos que sólo quieren ser en ti. Vuelo en tu dirección. Como no-puede-ser-de-otra-manera.